verano en residencias

El verano en las residencias

Normalmente, en verano las familias se sienten abrumadas, y tienden a recurrir a las residencias para sus mayores. A causa de las vacaciones escolares, muchos padres (e hijos) sienten que no pueden cuidar adecuadamente de los abuelos, y optan por las residencias.

Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana, la llegada del verano supone un aumento del 20% en plazas ocupadas en las residencias. Además, más de la mitad de esos ingresos acaban por quedarse indefinidamente.

El concepto de “ocio” y “vacaciones” va cambiando a medida que crecemos. Las personas mayores pueden tener un concepto muy distinto al que pueden tener sus familiares y allegados. Es importante comprender que, si bien hay ancianos a los que les gustaría ir de vacaciones con su familia, hay otros que preferirán quedarse en una residencia, ya sea temporal o permanentemente.

 

¿Cómo cuidar de nuestros mayores en verano?

Durante estas épocas de calor, es importante prestar atención a los ancianos, ya que, si no lo tenemos en cuenta, puede llegar a provocarles algún problema.

Nosotros os dejamos con algunos consejos que podrían ser de utilidad:

  • Hidratarse adecuadamente y tomar alimentos con mucha agua. Por ejemplo, ensaladas y frutas. Es importante eludir las bebidas con cafeína y alcohol, ya que favorecen la deshidratación y pueden provocar alteraciones nerviosas.
  • Evitar salir con mucho calor, y cubrirse del sol. Si nuestros mayores necesitan salir cuando la temperatura es muy alta, es mejor que salgan durante las horas más frescas (antes de las 11 de la mañana y después de las 8 de la tarde). ¡No nos olvidemos de la crema solar, a cualquier edad!
  • Tratar de no hacer ejercicio físico intenso. A pesar de que los ancianos requieran un ejercicio físico constante, en esta temporada podemos tomárnoslo con algo más de calma.
  • Utilizar ropa fresca y ligera. En este caso, sirven para proporcionar una mayor comodidad y reducir la sensación de agobio del calor.
  • Mayor control de las horas de sueño. En verano, el horario de sueño se altera, y provoca que los mayores se encuentren más cansados por el día. En su caso, además, es crucial descansar lo suficiente para mantener un buen estado de salud. Podemos ayudar mediante el establecimiento de horarios fijos, por ejemplo.
  • Vigilar la tensión. El calor también puede alterar la tensión arterial, y debido a ello, necesitamos vigilarla con más cuidado y periódicamente.

 

¿Cómo es el verano en una residencia?

El verano en una residencia se puede enfrentar de muchas maneras diferentes. Los residentes que no pueden salir del centro suelen recibir visitas de familiares y realizar las actividades del propio centro.

Muchos de los residentes pueden sentir que son una “carga”, y por ello, quieren que sus familias disfruten de las vacaciones sin ellos. Es más, los que se viven en residencias todo el año se muestran incluso reacios a abandonar sus rutinas, aunque sea para irse de vacaciones.

En las residencias se programan juegos de verano, actividades y ejercicio en la piscina, excursiones (normalmente a la playa, ¡claro!), e incluso algunas hasta decoran el centro con motivos veraniegos.

Las excursiones suelen ser la atracción estrella: no solo hacen que los residentes salgan de su rutina, sino que pueden disfrutar de la naturaleza, ejercitarse al aire libre, o visitar lugares de su interés. Otra de las grandes favorecidas es la celebración de las fiestas patronales.

 

Estancias temporales en la residencia

Como comentábamos al principio, hay familias que necesitan que sus mayores estén cuidados durante el verano. Para ello, muchas residencias ofrecen servicios de estancias temporales, que pueden variar desde unos días hasta unos meses, para suplir esta necesidad.

Permitiendo que el anciano se quede en una residencia durante la temporada estival, los familiares pueden tomarse un respiro con la confianza de que su abuelo/a está perfectamente cuidado.

También podemos encontrar, especialmente en Centros de atención diurna, unos programas llamados “programas de respiro familiar”, diseñados para estas situaciones.

 

¿Cómo encontrar la residencia de verano adecuada?

Podemos ofrecer una serie de recomendaciones para tratar de encontrar la residencia que más se adapte a la persona mayor:

  • Búsqueda proactiva: en la web, existen diferentes sistemas para encontrar una residencia que se ajuste al perfil de nuestro anciano. Por ejemplo, Inforesidencias ofrece este sistema.
  • Visitar más de una residencia: es importante saber que quizá la primera residencia que encontremos no será la adecuada, y mantener la mente abierta para visitar otras.
  • Pensar en los imprevistos: hay que tener en cuenta con quién hay que ponerse en contacto si ocurre alguna urgencia, qué familiares podría haber cerca, etc.

Normalmente, las estancias vacacionales cuentan con mucha flexibilidad de horarios, para ajustarse perfectamente a las necesidades de cada residente y de sus familias. ¿Quieres saber qué actividades se pueden hacer en una residencia? ¡Nosotros te lo contamos!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.